Otra de las posibles causas de la tos crónica es el goteo nasal posterior o goteo postnasal, pero qué es esto. En este artículo vamos a describirlo.

¿Qué es?

El goteo nasal posterior o goteo postnasal es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas que se manifiesta de forma variable y que puede acompañar, entre otras, a enfermedades como la sinusitis, la rinitis, los pólipos nasales (pequeños abultamientos de la mucosa que recubre la nariz que suelen producirse durante una infección nasal, si hay algún cuerpo extraño o por algún tipo de alergia…) o tumores. La persona que lo sufre suele referirse a ello como la necesidad de tener que aclararse la garganta frecuentemente por la presencia de secreciones que no puede expulsar.

Además, se acompaña de taponamiento o congestión nasal, estornudos, goteo nasal (rinorrea) y tos irritativa persistente, la cual puede llegar a aparecer sola.

FUENTE: https://human.biodigital.com/edit?id=production/maleAdult/upper_respiratory_infection

Causas

Este síndrome puede tener su origen en una infección respiratoria, alergias con componente respiratorio, alteraciones estructurales de la nariz o garganta, cambios hormonales o embarazo o la toma de diversos medicamentos.

Diagnóstico

Para el diagnóstico del goteo nasal posterior se necesitará realizar una adecuada valoración clínica que incluye el historial médico y una exploración física., en caso necesario podría mandarse alguna prueba.

Tratamiento

El goteo nasal posterior puede tratarse con antihistamínicos específicos junto con algún descongestionante o esteroide nasal tópico, es decir, de aplicación directa en la nariz.

En los casos cuyo origen es una infección podrá aplicarse tratamiento antibiótico.

Los lavados nasales

Una manera de limpiar la cavidad nasal y los senos nasales y paranasales es la realización de lavados nasales con suero fisiológico o agua salina. Con esta técnica no eliminaremos la causa pero sí reduciremos las molestias que ocasiona al eliminar las secreciones que producen este goteo.

¿Qué necesitamos?

  • Un vaso de agua
  • Sal de cocina
  • Jarra lota o neti o una jerguilla grande

Cómo lo hacemos

Los pasos para realizarlos son los siguientes:

  1. Preparar el agua con sal: Calentamos un vaso de agua al microondas o al fuego hasta que tenga la temperatura de nuestro cuerpo, es decir, unos 36 ºC, aproximadamente. Para saber si la temperatura es la correcta nos bastará con meter un dedo en ella, con cuidado por si nos hemos pasado calentándolo, y si no la notamos ni caliente ni fría la temperatura en la adecuada. Si utilizamos agua a menor temperatura de la corporal producirá dolor en las fosas nasales y si el agua está muy caliente puede dar lugar heridas similares a quemaduras. Una vez templada añadimos la sal, la mitad de una cucharadita de café pequeña, y disolvemos.
  2. Rellenamos la jarra lota o neti o la jeringuilla: La jeringuilla debe de ser lo más grande posible, si pudiera entrar la mitad del agua del vaso sería ideal.
  3. Nos colocamos: Nos ponemos frente al lavabo del baño mirándonos al espejo. Inclinamos la cabeza hacia un lado, como si quisiéramos tocar con la oreja el hombro pero sin llegar a hacerlo.
  4. Lavado de una cavidad nasal: Con la jeringuilla cargada de agua con sal o la jarra introducimos su extremo en el orificio nasal de arriba, es decir, si inclinamos la cabeza hacia el hombro derecho lo introduciremos en el orificio nasal izquierdo, que es el que queda arriba. Después vaciaremos MUY LENTAMENTE el contenido de la jeringuilla o jarra en esa cavidad nasal mientras que el agua sale por el orificio derecho. Hay que conseguir un flujo continuo de agua recorriendo la nariz. Si notas que el agua se va a la garganta, sin perder la inclinación lateral del cuello, ves flexionando poco a poco la cabeza hacia delante. Tienes que encontrar la posición que facilite este flujo de agua por tu nariz. Si ves que no pasa, puedes parar, sonarte la nariz y volver a repetir. Sigue así hasta haber gastado medio vaso de agua.
  5. Soplamos por la nariz: Una vez hayamos hecho el lavado de este primer orificio flexionamos la cabeza hacia delante en el lavabo y «soplamos» por la nariz todo lo fuerte que podamos para expulsar el agua.
  6. Nos sonamos la nariz: Con un pañuelo desechable nos sonamos la nariz haciendo presión sobre un orificio para cerrarlo y «soplando” por el que queda abierto. Después repetimos al contrario.
  7. Lavado de la otra cavidad nasal: inclinamos la cabeza hacia el lado contrario y repetimos el proceso

NUNCA se debe hacer pasar el agua a presión y a toda velocidad.

NUNCA hay que mover la cabeza a los lados ni hacia delante y atrás con agua en sus fosas nasales, lo único que podemos conseguir es que el agua se vaya al oído si se produzcan vértigos.

Es posible que por el lado más taponado cueste entrar el agua, es normal, en ocasiones es necesario usar más cantidad de agua para que pueda pasar.

Si tienes dudas sobre cómo realizar estos lavados nasales consulta con nuestros coaches a través del correo cuentanos@lovexair.com

 

https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-un-paciente-con-tos-persistente-10022782
https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/asthma-library/SP-What-is-Chronic-Cough-Syndrome
https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-del-pulm%C3%B3n-y-las-v%C3%ADas-respiratorias/s%C3%ADntomas-de-los-trastornos-pulmonares/tos-en-adultos?query=goteo%20nasal%20posterior
https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-otorrinolaringol%C3%B3gicos/s%C3%ADntomas-de-las-enfermedades-de-la-nariz-y-la-garganta/congesti%C3%B3n-y-secreci%C3%B3n-nasal?query=rinorrea
https://lovexair.com/el-asma-alergica-y-el-lavado-nasal/