Revisado por: Enrique Mascarós. Médico de familia y comunitaria. Miembro del GRAP y del Consejo Asesor de la Fundación Lovexair.

La tos, las sibilancias (pitidos en el pecho al respirar) y la disnea (la sensación de falta de aire) son los síntomas más frecuentes en las enfermedades respiratorias, tanto crónicas como agudas, lo que puede llevarnos a diagnósticos erróneos. Para ayudarnos a diferenciar estos síntomas asmáticos de otros producidos por cualquier otra causa vamos a explicar una serie de peculiaridades.

Empecemos por el principio, ¿qué es el asma?

El asma es una enfermedad de las vías respiratorias (bronquios) que se caracteriza por una respuesta excesiva de las mismas ante determinados estímulos. Esto quiere decir que cuando una persona con asma respira, por ejemplo, una sustancia a la que sus vías respiratorias son sensibles o inhalan aire frío, sus bronquios se cierran debido a la inflamación y contracción brusca de sus paredes, lo que impide que el aire que respiramos circule adecuadamente por su interior.

Este cierre de las vías aéreas produce los síntomas tan característicos del asma, como son la tos, las sibilancias y la disnea.

La diferencia fundamental entre los síntomas de origen asmático, de los que no lo son, es que cuando un asmático se toma su medicación de rescate o corticoides, los síntomas desaparecen o disminuyen.

No estaremos ante un caso de asma si la persona afectada se toma la medicación que le ha mandado su médico pero sus síntomas no mejoran o desaparecen en 5 días o no hay una mejoría de la función pulmonar y, por lo tanto, de la respiración.

¿A qué puede deberse mi tos si no es asma?

Existen diversas enfermedades respiratorias y no respiratorias que pueden cursar con tos y llevar a error en el diagnóstico.
Si hablamos de enfermedades agudas, es decir, aquellas que tras unos días desaparecen, la tos puede estar presente en las infecciones de las vías respiratorias altas, las que afectan a la nariz, garganta y bronquios más grandes, entre las que se encuentra el resfriado común, y las neumonías, infección que afecta a los alveolos, entre otros.

fuente de la imagen: https://atlasdeanatomia.com/humana/sistema-respiratorio/

También puede aparecer en la tos ferina¸ que se caracteriza por tos en forma de espasmos y que se asocian a vómitos.

Se puede sospechar de ella en personas no vacunadas con episodios de tos de más de 2 semanas y que no presentan antecedentes de asma ni de otras causas de tos crónica.

Si hablamos de enfermedades crónicas, es decir, aquellas que nos van a acompañar el resto de nuestra vida, podemos encontrarnos con tos en patologías que aparecen desde la infancia como son:

  • La fibrosis quística, que es la segunda causa más frecuente de enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas. Sospecharemos de ella cuando los signos y síntomas persisten a pesar de administrar corticoides sistémicos a dosis elevadas.
  • La discinesia ciliar primaria, que es una enfermedad rara que produce tos persistente desde el nacimiento y que suele asociarse a otitis crónica.
  • La traqueomalacia, que se produce cuando la tráquea o los bronquios principales están más rígidos de normal lo que da lugar a bloqueos. Al toser las paredes de la tráquea se irritan lo que da lugar a un círculo vicioso que origina más tos. Si además hay secreciones, estas cierran aún más estos conductos y producen más tos.

La COVID-19 también tiene la tos como uno de sus síntomas más relevantes. En este caso se trata de una tos seca, es decir, que no se acompaña de la expulsión de flemas.

Otras enfermedades que suelen aparecer en edad adulta:

  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, enfermedad producida en la mayoría de casos por el consumo de tabaco, en la cual se produce una obstrucción persistente del flujo aéreo, es decir, que el paso del aire a través de las vías respiratorias se encuentra limitado de manera constante. Esto da lugar a síntomas como la tos, especialmente en las personas que sufren la variedad de bronquitis crónica.
  • Las bronquiectasias en las que se produce una deformidad o ensanchamiento de las vías aéreas sin solución debido a una lesión de su pared. En ellas se acumulan flemas que se intentan expulsar con la tos.

La tos también puede ser consecuencia de otros problemas de salud que no afectan al aparato respiratorio, como es el caso del reflujo gastroesofágico.

En aquellas ocasiones en las que la tos perdura más de 8 semanas, y no se debe ninguna de las causas enumeradas anteriormente, podemos encontrarnos ante un caso de tos crónica o persistente.

Como vemos, existen diferentes patologías que tienen como síntoma común la tos, por ello realizar una exhaustiva evaluación médica antes de dar un diagnóstico es esencial para no llevarnos a error.

si tienes tos, y no sabes a qué se debe, acude a tu médico y explícale todo lo que te ocurre, cuanta más información disponga, más preciso será su diagnóstico y mejor podrá ayudarte.

Si quieres comentar tus dudas o preocupaciones directamente con nuestros profesionales sanitarios especializados en respiratorio llama al  (+34) 91 822 78 74 .  Si prefieres realizar una videoconferencia envíanos un email con tu disponibilidad a [email protected] y hablamos lo antes posible.  ¡no te quedes con dudas, te esperamos!

Si quieres compartir experiencias con otras personas que están en tu misma situación, en un entorno seguro y confiable, te invitamos a que te unas a nuestra comunidad, un espacio para hablar sobre salud respiratoria con los especialistas.

Fuentes:

https://www.elsevier.es/es-revista-pediatrics-10-articulo-pseudoasma-cuando-tos-sibilancias-disnea-13112840
https://www.yumpu.com/es/document/read/26022761/pseudoasma
https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-del-pulm%c3%b3n-y-las-v%c3%adas-respiratorias/s%c3%adntomas-de-los-trastornos-pulmonares/tos-en-adultos
https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/salud-infantil/s%c3%adntomas-en-los-lactantes-y-ni%c3%b1os/tos-en-los-ni%c3%b1os?query=tos%20ni%c3%b1os

Última actualización realizada el 25 marzo, 2021