Revisado por: Enrique Mascarós. Médico de familia y comunitaria. Miembro del GRAP y del Consejo Asesor de la Fundación Lovexair.

Siento que me falta el aire, pero no es asma, ¿qué me está pasando?

Tal y como vimos en artículos anteriores, además de la tos y las sibilancias, la disnea, tan frecuente en el asma, es un síntoma común a otras patologías respiratorias y no respiratorias.

La disnea o sensación de falta de aire o ahogo aparece cuando las vías aéreas se obstruyen y  el aire pasa con dificultad a través de ellas, lo que dificulta que el oxígeno llegue a nuestra sangre para que pueda ser repartido por todo nuestro cuerpo.

En una persona con asma, la inflamación permanente que tienen sus vías aéreas (bronquios) y los episodios de broncoespasmo o cierre que se producen en ellas, dan lugar a este síntoma tan característico.

Esta disnea desaparecerá o mejorará con la toma de la medicación de rescate y al tomar de forma continua el tratamiento de mantenimiento prescrito por su médico.

Pero como ya hemos comentado puede aparecer en otras circunstancias como enumeraremos a continuación.

En el caso de la COVID-19 la disnea también es uno de sus síntomas característicos.  En este caso lo importante es ver si acompaña de fiebre, cansancio generalizado, pérdida de olfato o gusto…, si es así podría deberse a esta enfermedad y habría que hacer una prueba de diagnóstico para descartarla. Incluso tras pasar la enfermedad, sobre todo en los casos graves se esta observando cierto grado de disnea crónica en los pacientes postCOVID19.

La disnea aparece frecuentemente en otras enfermedades respiratorias como la EPOC, la neumonía, la fibrosis pulmonar y la embolia pulmonar; en enfermedades cardiovasculares como la insuficiencia cardiaca; y otras condiciones que afectan a nuestra salud como es el caso de la obesidad, el embarazo o la falta de forma física, entre otras.

Cuando tenemos anemia, es decir, una baja cantidad de glóbulos rojos para transportar oxígeno a los diferentes órganos de nuestro cuerpo, también puede aparecer esta sensación de ahogo, especialmente a la hora de realizar esfuerzos.

El ndrome de hiperventilación se produce cuando una persona tiene la sensación de que no le entra aire suficiente y por ello respira de manera más intensa, rápida y superficial. La sensación de disnea que se produce puede ser tan fuerte que puede llegar a percibirse como asfixia y acompañarse de síntomas como dolor en el pecho, sensación de hormigueo en las manos, pies y alrededor de la boca, e incluso, pérdida de consciencia.

En ocasiones este síndrome también aparece en asmáticos durante una crisis y no pueden diferenciar cuál es el origen de la sensación de ahogo que presentan.

En cuadros de ansiedad la disnea, igualmente, suele estar presente. La ansiedad es una respuesta normal de nuestro organismo a una amenaza o a una situación de estrés psicológico derivada de nuestra función innata de supervivencia.

Pero cuando aparece en momentos inapropiados, con cierta frecuencia y/o es de tal intensidad o duración que interfiere en la vida normal de las personas, nos encontramos ante un trastorno.

La sensación de ahogo, en estos casos, se acompañará de mareo, aumento de nuestro pulso o frecuencia cardiaca y de temblores, principalmente.

En ocasiones, cuando una persona con asma hace un esfuerzo físico puede desencadenar una disnea de esfuerzo, pero no ocurre sólo en asmáticos.

cuando no nos encontramos en una adecuada forma física para realizar un esfuerzo determinado es posible que nos falte el aire y aparezca esa sensación de disnea. En este caso, en cuanto se termine el esfuerzo la sensación desaparecerá.

Como hemos visto a través de estos contenidos, aunque el asma es la causa habitual de distintos síntomas respiratorios, no todas las personas que tosen, tienen sibilancias o les falta el aire son asmáticos.

por ello es fundamental realizar un correcto diagnóstico para poder tratar la causa de manera adecuada. En la mayoría de los casos, si la causa es el asma, la toma de la medicación broncodilatadora y/o de corticoides hará desaparecer estos síntomas, mientras que si la causa es otra se mantendrán.

Si presentas cualquiera de estos síntomas y no sabes a qué son debidos visita a tu médico o habla con nuestros coaches Happyair llamando al (+34) 91 822 78 74. Si prefieres realizar una videoconferencia, escríbenos contándonos tu disponibilidad a  [email protected] y contactamos contigo lo antes posible., ellos te sabrán aconsejar sobre lo que tienes que hacer.

Si quieres compartir experiencias con otras personas que están en tu misma situación, en un entorno seguro y confiable, te invitamos a que te unas a nuestra comunidad, un espacio para hablar sobre salud respiratoria con los especialistas.

Fuentes:

Enlace 1
Enlace 2